Las ventanas de mi cuarto…

Un rayo que aparece entre la rendija,  se deja entrever entre las cortinas. Una tenue luz que acaricia mi rostro, aun dormido. Ese gesto que el día tiene ya invita a levantarse, y la curiosidad siempre me acompaña, para ver que hay detrás de esas cortinas. ¿Qué me depara el día tras las ventanas de mi cuarto?

Aquí esta, al descorrer las cortinas. Un sol que pretende intimidar, que es agradable al recibirlo como una caricia suave y caliente.

Ahora comienza el ritual, abrir los ojos y ver más allá de la luz, dejarse llevar por lo que los cristales te regalan.

La calle transitada, por unos con prisas sin definir, otros por el tranquilo paseo de quién se sabe en paz consigo mismo. Un frescor, que llama a abrir de par en par las hojas de mi ventana al mundo y sentirse parte del espectáculo, pero todavía no, sera mejor quedarse en este anonimato.

Ver o mirar, tras los cristales de las ventanas, esas que dan al mundo y desde dónde todos miramos. Cada cual su propio mundo, pues si aun mirando dos personas desde la misma ventana, ninguno alcanzará a ver lo mismo que ve el otro. Cada uno crea su propia construcción de lo que esta mirando, le da formas y colores, creando lo que nuestra mente desea en ese momento.

Los arboles pueden de repente bailar, las personas ser pequeños seres que se mueven y crean su historia particular. Las calles, laberintos infinitos de aventuras, y el horizonte se hace la eterna aventura.

La ventana de mi cuarto, es ese lugar dónde puedo dejar cada mañana que la imaginación tenga via libre para el juego, sin miedo a que nadie la limite o la juzgue.

¿Cómo es la ventana de tu cuarto al mundo?34012604_a7285aeacb-a-travc3a9s-de-la-ventana

Emilio Mendiola Alcalá

Anuncios

La acción que cuenta

Pensar lo hacemos a cada momento, hacer solo cuando los miedos nos lo permiten, cuando tenemos cierta seguridad, porque aquella total, nunca se da.

Tienes que hacer, no has hecho. Siempre es la misma historia y acabo teniendo la sensación que soy un simple muñeco que todos manejan a su antojo.

Si hago es por que quiero, si tengo que hacer ya se verá si quiero o debo hacerlo. Incluso el debo ya me sobra.

Lo que cuenta es la acción, es pasar a esa acción que deja atrás al pensamiento, a la loca de la casa.

Cuando venia hacia la oficina, en el coche solo atendía a mi pensamiento, con los tienes que hacer, y me doy cuenta que me olvido entonces de lo que hago en ese momento.

La acción en si ya es la de estar presente en el momento y hacer solo aquello que en ese momento deseas hacer, sin convertirnos en anarquistas insurgentes con  nuestra propia vida.

El pensamiento nos entretiene, nos hace dudar, nos devuelve a esos patrones y creencias  que no permiten la acción por si misma.

Ahora sentado en el coche, con el pensamiento en la acción, me doy permiso para hacer y sentir lo que hago en cada momento.

La acción es lo que cuenta…

 

 

¿Un verano más?

Como cada verano, las maletas, y los agobios de salir y querer marcharte de vacaciones. Sí, esas en las que tanto descansas, en las que dejas que tu mente y tu cuerpo disfruten del relax, de sentirse y calmarse.

Pues no, me niego a seguir creyendo este tipo de chorradas, mi amiga quiere que nos vayamos a un viaje de esos en los que te organizan todo, en los que solo has de ponerte una pulserita, y yo solo deseo ir a un lugar donde poder descansar, leer, pasear, o simplemente disfrutar del dulce placer de no hacer nada. O por que no de hacer aquello que en las 24 horas de cada día me apetezca hacer.

Suena extraño, y hasta algo púdico decirlo así, y no lo es.

¿Por qué no puedo darme lo que necesito?.

Soy yo quién necesito, ser yo mismo y darme en cada momento aquello que deseo, necesito, me apetece. Me da igual ya lo que digan lo que piensen, al final van a hablar y comentar igualmente sobre como he disfrutado de ese momento de descanso.

Y ahí voy, es en realidad un plan de descanso, o es uno de esos momentos en los que te estresas más y que solo aprovechas en según que circunstancias y por cortos espacios de tiempo. 

Puede uno descansar cuando en realidad se apodera de ti el tiempo limitado que tienes para ello, la de pensamientos que nos surgen cuando estamos inactivos, o los sentimientos de culpa por la de excesos que seguro van a darse durante este periodo estival.

Igual soy un paranoico, o solo es una reflexión previa a esas deseadas vacaciones en las que quieres que todo salga bien. Y ahí llega otro de esos pensamientos, “QUE SALGA BIEN”

Otra de esas creencias en las que nos refugiamos. Bien sale siempre porque al final las cosas suceden como han de suceder, ya que solo dependen de nosotros y por tanto lo que yo haga estará bien, por que es lo que en ese momento consideraba que así debía ser, porque era lo que sabia y así entendi que lo quería hacer.

Al final, un solo pensamiento me invade. Déjate llevar por lo que sientes y disfruta de cada momento, instante, sin pensar en lo que vas a vivir, o lo que habrás vivido. Lo que importa es lo que vives, aquí y ahora.

Así que mis queridos lectores, a disfrutar de cada momento y si me pongo la pulserita pues la disfrutaré y si me voy, con mi soledad a uno de esos lugares donde el tiempo se detiene, si vuelvo ya os contaré y si no lo hago, pensad en una cosa…

Yo he decidido que no sea un verano mas…

 

maxresdefault

Ser parte de…

Estar mirando, estar presente no basta. Hay que hacer y eso es ser parte de algo.

Cuando intentamos tomar esa conciencia que nos mueve a ser, y en primer lugar a ser uno mismo ya formamos parte de, parte de ese todo, de ese universo en el que solo nosotros somos parte y además la parte fundamental.

En el momento que queremos ser parte de algo que nos rodea, deberíamos tomar en cuenta que para formar parte de algo hay que saber estar en equilibrio. Tu pones parte de ti y eres parte de ese algo, pero no se puede olvidar que la parte a la que te unes ya tiene vida propia, bien sea de forma única o por haber formado un conjunto de partes.

Hoy me atrevo a hacer referencia a la actualidad política que vivimos a la espera de unas elecciones diferentes. El 21 D, un día en el que se abre una etapa política, de la cual no se sabe bien hacia dónde caminará. Un momento de incertidumbre y de sinsabores que no hacen favor alguno a seguir avanzando a una convivencia y recuperarnos de una fractura social en Cataluña y también que de soslayo repercute a el resto de España.

Cuando hablo de, “ser parte de…” hago una referencia en primera persona a no excluirme en ningún caso. Si soy parte, tengo un reconocimiento al igual que reconozco al resto de las partes. Si en España todos nos considerasemos parte de este maravilloso país, sin que ello quiera decir que dejamos de ser parte de otras zonas que lo componen. Por supuesto y como ejemplo, si me considero parte de mi barrio, no quedo excluido de mi ciudad, y mucho menos del resto de barrios, en los que puedo llegar a ser parte con tan solo querer participar.

Ahora bien, si lo que deseo es ser parte, solo cuando lo necesito, cuando a mi me interesa, cuando es conveniente, cuando va bien, entonces es evidente que no soy parte, solo utilizo mi posicion para estar cuando me apetece y lo deseo, sin pensar en los demás, en las necesidades de un conjunto, y eso ocurre porque como digo no me siento parte.

Entender que alguién no quiera formar parte de algo, es muy respetable, a la vez que te provoca esa tristeza de no saber que es lo que no le gusta, que es lo que le hace autoexcluirse. Para mi ser parte, es esa grandeza de la unión, de la suma, del aporte, de la solidaridad, de la cercania, de la convivencia, del intercambio, del crecimiento, en definitiva de la mejora que supone ser más y con el compromiso de velar unos de otros.

Ser parte de algo va más allá de una idea politica, es una acción responsable y comprometida de cuidarnos unos a otros.

Los Catalanes somos parte de España y España esta hecha de muchas partes tan importantes como necesarias.

Yo soy parte, ¿y Tú?

Emilio Mendiola Alcalá

te lo digo a ti

Te lo digo a ti,

que sin saberlo somos compañeros

de un viaje que nos llena de experiencias compartidas.

Te lo digo a ti,

que me regalas tus momentos

llenos de lamentos y alegrías.

Te lo digo a ti,

que tus diferencias me enseñan

que no hay una visión.

Te lo digo a ti,

que me sientes y te siento.

Te lo digo a ti,

que te conozco sin saberlo

y me conoces sin saberlo.

Te lo digo a ti,

a ti que eres mi espejo amigo.

Emilio Mendiola Alcalá

 

La Esencia

El poder de las flores, el de las rosas, el olor y su fragancia, un sentimiento, un corazón que no puede dejar de la latir por más que quiera, un hombre sin rumbo, un sol sin brillo, la desesperanza, el desaliento, el ser uno más en un camino.

Sentir como la ilusión de vivir se ha roto.

No me quedan palabras pues tu las has llevado todas, estoy inquieto, pues todavía noto tu mano junto a la mía.

Noto tu esencia

Diciembre 2001

Poeta sin poesía…

A ti que te siento              images (3)

Siento que te estoy perdiendo

siento que ya no te noto

siento que no se como mi corazón esta roto.

Siento que te quiero

siento como te amo

siento que no soy nadie.

Siento tu aliento cerca

siento hoy tu mirada

siento como te alejas.

Siento que lo tuve todo

siento que lo he tenido

siento que lo he perdido.

Siento como la brisa mueve tus cabellos, y yo no los puedo tocar.

Siento tu piel ardiente y no la puedo tocar.

Siento que no estas sola, siento mi soledad.

Sienta lo que sienta solo te siento a ti.

Diciembre 2001

 

Mis citas

  • Dedico todo mi esfuerzo a comprender mis miedos, para con ellos luchar por recuperar el valor para vivir, sentir y ser amado
  • El sentido practico del ver constantemente los ecos de las palabras, conjuga con la satisfacción de comprender más su significado
  • No hay mayor distancia, que la que dejamos entre los corazones
  • Como poder volver al minuto exacto de la vida, cuando te pierdes en segundos
  • Es licito crearse momentos en la vida, para huir de nosotros mismos
  • Preguntarse es la inquietud de querer conocerse
  • La mas larga de nuestras vidas, dura toda nuestra vida
  • Vivir deprisa, vivir despacio, pero vivir
  • Vivir deprisa,  ¿es vivir con miedo?
  • Haz de mi lo que desees que yo haré contigo lo que tu me dejes
  • En referencia a las palabras que pienso, solo puedo que grabarlas en la memoria del recuerdo que me insta a subir en la mágica noria de los sueños
  • Caminos que hacemos constantesimages (2) idas y venidas, con las fauces del recuerdo de momentos de plenitud
  • Amo a la vida porque con ella aprendo a amar a los demás

Diciembre 2001

 

 

Conciencia versus Consciencia

descarga

Momentos presentes y momentos pasados, momentos futuribles e inventados. Ser consciente sobre la conciencia global.

Sabernos presentes y sentirnos no es sinónimo de dejar en manos de otros el hecho de que yo exista. Mi existencia es la base de mi forma de ser consciente de mi mismo tal y como soy, sin dejarme llevar por esa conciencia colectiva que me arrastra a ser como debería ser.

Una conciencia que muchas veces nos lleva por el camino aun sin conocerlo de las creencias, muchas de ellas que no son propias, que son el legado de una educación de unas vivencias, y que cambian con los años. No se trata de dejar de lado la conciencia y si de vernos más conscientes de lo que sentimos, pensamos o hacemos, una buena forma de entrenar nuestra inteligencia emocional, con prácticas tan sencillas como estar. Estar presente en cada momento, ocurra lo que ocurra sin juicio, sin parcialidades, ya que todo forma de nuestra experiencia vital tal y como somos, tal y como nos vamos haciendo, tal y como vamos viviendo este viaje. descarga2

Como cualquier viaje lo puedes hacer de dos formas o con conciencia de hacer todo aquello que te has marcado y se espera, o puedes decidir hacerlo consciente de todo lo que va ocurriendo por el camino, sin importar tanto cuando llegaras a la meta.

Ser más consciente nos da más conciencia para hacer, ser y pensar.

Abrazos conscientes…

Como en casa…

Como en casa nada, siempre se ha dicho y será así por siempre. ¿Como te encuentras allí donde te hacen sentir como en casa?. En Centro Gaia, nos preocupamos de que te sientas como en casa, que sientas esa cercanía, donde la confianza surge, donde expresarse es una forma natural de dejar salir aquello que sentimos, lo que 20160815_232236experimentamos, lo entendido y lo que no sabemos como entender, todo ello para hacer juntos ese camino hacia lo que realmente es, la VIVENCIA del momento. Tal y como hemos hecho infinidad de veces en casa, ese lugar donde las horas se paran, los abrazos se contagian y donde un rincón es un mundo.

Nuestro objetivo es estar ahí, acompañarte desde la cercanía, desde la objetividad, desde la honestidad, para ir hacia donde tu quieres ir. Lo hacemos a través de las diferentes herramientas de las que disponemos, pero sobre todo la principal, la escucha y la observación activa de todo ese proceso de transformación que experimenta el ser humano día a día, momento a momento.

Terapia Transpersonal, desde la consciencia plena de lo que sucede, desde un proceso transformador de uno mismo, para tomar parte en la acción creativa.

Mindfulness, tomar conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente. Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente), y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento de la vida. Esta cualidad de conciencia es la base de toda vida creativa, ya que nos permite ser honestos, pragmáticos, despiertos, valientes, y vivir con un sentido profundo de iniciativa. 

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades del momento sólo con una pequeña parte de nosotros mismos, mientras la mente y los pensamientos están en otra cosa completamente. Vivimos en el modo “piloto automático”, ocupándonos de nuestras cosas con muy poca conciencia de los detalles de nuestra experiencia del momento – ni siquiera de las intenciones que motivan nuestras acciones.

Presencia aquí y ahora…